Vanesa Castro
& Iñaki López
Investigadores, productores y agitadores culturales.
Für Alle Fälle - Para todas las ocasiones
contacto > fur@furallefalle.com

Taller de Internet para la vida cotidiana






















De Febrero a Junio del 2019 estamos impartiendo un taller en el que enseñamos a usar internet para la vida cotidiana.
Es una actividad impulsada por el Ayuntamiento de Miño, A Coruña, para personas de más de 55 años.
Estamos enseñando contenidos básicos y útiles para que las personas puedan conocer el manejo de sus dispositivos y realizar gestiones a través de internet.



Obradoro de video Labañou. Sesión 2.

AQUÍ info da 1ª sesión.

AQUÍ documento colaborativo e acta do taller.



Na 2ª sesión estivemos vendo conceptos e teoría de edición e montaxe.
Depois estivemos vendo as grabacións realizadas polas veciñas. Fixemos práctica de montaxe e fumos decidindo o formato do noso proxecto audiovisual, que será presentado na seguinte sesión.

Aquí un dos videos:



Taller de cortocircuito craetivo en la Nave 1839. A Coruña.


El pasado sábado 9 de Febrero Iñaki impartió un taller de cortocircuito creativo en Coruña representando a Dio3Stu.
Aprendimos lo básico para realizar esta técnica y sus posiblidadades hacia el objeto sonoro, el instrumento o la instalación. La gente vino con muchas ganas y con una actitud muy buena y cada cual abocetó, prototipó, o construyó un cacharro sonoro.
Algunas fotos:


Aquí un vídeo en un tweet:

Videojuegos y videojuegos que molan


En este artículo vamos a hablar de videojuegos, los que nos gustan, los que no nos gustan y por qué, los que molan para las peques, los que creemos que deberías conocer, y los que nos resultan curiosos por algo. Incluye al final del artículo un miniapartado especial sobre peques.

Siempre nos han interesado las narrativas audiovisuales. Somos generación analógica, jugábamos en los recreativos a las primeras máquinas. Somos de la época de las consolas y ordenadores primitivos. A mi abuela le tocó en una rifa de las monjas un Spectrum 48 K.
 
Siempre nos gustó experimentar todos los formatos interactivos a nuestro alcance. Cuando fue el CD-ROM, el CD-ROM. Cuando los DVDs interactivos, hicimos varios como Kitsch Kitchen o Kafe-ta-Kabaré, que además de ser documentación de eventos y happenings, proponían al espectador una navegación interactiva. Luego llegó la web y sus posibilidades de interacción, e hicimos nuestros pinitos en flash con la web Fun At Work, proyecto que sin embargo fue premiado en varios certámenes en su versión DVD interactiva.

Así que por el 2017 de la mano de Roberto Casteleiro conocimos Steam. Es una plataforma online en la que te haces usuaria y desde la que gestionas tus juegos, compras desde PayPal o similar. Hay otras como Humble.
Entramos en la plataforma, descargamos el programa y nos hicimos una cuenta. Comenzamos a ver la oferta de juegos. Al principio pensábamos que habría millones de juegos y que por eso el 80% de los juegos no nos interesaban a simple vista. Un año y medio después, actualizando y filtrando la Lista de descubrimientos semanalmente, podemos deciros que nos sigue pasando lo mismo.

Hay muchos géneros, o tipos de juego. Puedes ver una clasificación aquí.
Luego los géneros se entremezclan, y suele ser habitual que un mismo juego pertenezca a varios géneros.
La mayoría de los juegos consisten en conseguir objetivos, progresar por plataformas, competir, o acumular y crecer (a veces ilimitadamente). Suele haber un guión detrás, una narración de la que eres de una u otra forma protagonista. También hay juegos meramente experienciales.
Puedes jugar en solitario o por equipos. Hay juegos en línea que son de competición y otros colaborativos.
Antes de comprar un juego solemos hacer spoiler y ver el trailer, incluso un vídeo de alguien jugando, y así vemos qué tipo de jugabilidad y modo narrativo tiene.

Para nosotras es muy importante simpatizar con los gráficos, y no estamos acostumbradas a muchas de las estéticas que se proponen. Por ejemplo, SPORE. Su descripción es:
Desde una sola Célula hasta un Dios Galáctico, haz que tu criatura evolucione en el universo de tus propias creaciones. Juega a lo largo de las cinco etapas evolutivas: Célula, Criatura, Tribu, Civilización, y Espacio. Empieza por una célula y cría desde un organismo rudimental de marisma a un viajero intergaláctico, o empieza en el medio y crea tribus o civilizaciones en nuevos planetas. Lo que hagas con tu universo es tu decisión.
Tiene buena pinta, ¿verdad?, pero luego vimos estos gráficos, y nos echó patrás.
Sabemos que es algo a lo que te vas acostumbrando. Gráficos que al principio no te gustan acaban resultándote incluso agradables. Luego hay entornos o estéticas con las que no puedes. Por ejemplo, no podemos con la estética LEGO tipo bloques.

Una de nuestras primeras búsquedas fue sobre animales.
Molaba ser un zorro o un gato, molaba un simulador de nuestro gato!!,  decíamos.
Lo primero que encontramos fue el juego de una cabra loca, Goat Simulator, pero tenía un tipo de humor estadounidense que no compartimos.
El mundo del videojuego no está fuera de la colonización cultural de USA. “The Red String Club”,  un juego desarrollado por un equipo valenciano que obtuvo varios galardones en los Gamelab 2018,  tiene como fondo un escenario de USA. Con lo interesante que sería usar la cultura mediterránea o española para una trama así. Pese a ese detallazo nuestros colegas nos lo han recomendado, así que habrá que echarle un ojo en las siguientes rebajas de Steam.

Bajo esa idea de simular la vida de un animal, la de nuestro gato, el primer juego que pillamos fue Meadow de Might & Delight. Costaba 3,99 €, así que era una apuesta casi segura para empezar a entrar en el universo de los videojuegos.
Eres un animal, no sabíamos muy bien qué animal, pero íbamos a andar por bosques virtuales, y los gráficos nos resultaban muy atractivos.
De repente, y sin saberlo, caímos en un juego multijugador online. Son foros en los que estás en un mismo paisaje con otras jugadoras como tú.
Comienzas siendo un cachorro de tejón, estás en una gran arboleda, vas recogiendo piedras, setas y flores, vas cambiando de piel, adquiriendo emojis para comunicarte con las demás jugadoras, y adquiriendo habilidades o gestos, como beber, bailar, saludar, tumbarte. Luego cambias de animal, rana, ciervo, pavo, hay muchos, cada cual tiene sus particularidades, corre más, salta más, va más rápido en el agua, vuela.

El juego tiene dinámica de recolección y una lógica particular de progresión en el reino animal. Es muy sorprendente que cuando llegas a lo alto de la pirámide y consigues ser un águila y ver todo lo recolectable fácilmente, dejas de poder recolectar, solamente puedes ayudar o guíar a otros animales.
El juego es colaborativo, para desbloquear y romper las piedras grandes o dólmenes necesitas hacerlo con otras jugadoras, a veces vale con dos animales cualquiera, pero otras veces tiene que ser con un conejo y un zorro, por ejemplo.
Te vas con un oso, o con una pareja de ciervos, te unes a grupos, casi sin darte cuenta acabas liderando o compartiendo liderazgo en grupos, nadie muere ni puede atacarte (aunque hay un roleplay, una forma minoritaria de jugar en la que se propone jugar de otro modo en una arboleda, pero el entorno y los gráficos son los mismos).

A veces, tras largas aventuras por las montañas de invierno, volvíamos en grupo a la zona de primavera, cansados de andar recolectando. El grupo paraba un rato frente a unas grandes cascadas, y nos sentábamos junto a un precipicio. Aprovechábamos para hacer un fuego, quizás sacar una instantánea del momento, dibujar unas nubes que llueven sobre nosotras, o tirarnos unos pedos juntas. Solía pasar que al cabo de un rato, y tras una absurda encadenación de emojis y acciones, alguno se tiraba por el precipicio, y a modo de suicidio colectivo tres o cuatro iban, o íbamos, detrás. No pasa nada, vuelves a aparecer por ahí cerca de donde te caíste.
Poco a poco te familiarizas con los controles y con el lenguaje del juego. Te dejas llevar por las jugadoras más avanzadas o te aventuras tú sola a descubrir los bosques y montañas. Vas descubriendo lugares, cuevas, subes a lo alto de las montañas y vas entendiendo los límites del espacio. 
Es uno de los juegos que recomendamos para las peques.

Lo que nos pasó con Might & Delight fue como cuando te fascinas con una directora de cine o con un pintor. Así que en unas rebajas de Steam nos pillamos casi todos sus títulos anteriores a Meadow que estaban relacionados con la vida animal : Shelter, Shelter2, y Paws.

En Shelter eres un tejón y tienes que cuidar, proteger y alimentar a tus crías por una travesía por los bosques, con incendios y otros animales depredadores que te acechan.
Recolectas y comes frutas, tubérculos y hortalizas que vas encontrando y arrancando.
Tiene otro modo de juego, “Nurture”, tipo tamagotchi, en el que tienes que coger comida para alimentar a tus crías hasta que crezcan.


En Shelter 2 la dinámica es parecida, estás en un escenario mucho más grande (Mountains) y un poco más abierto, pero no tanto como Meadow. Eres una madre lince, pares 4 crías y vas haciendo el árbol familiar con las que sobreviven. Cazas topos, liebres, aves e incluso ciervos. Tienes un medidor de energía, cuando corres se gasta tu energía y tienes que reposar, cazar y comer para volver a correr.
También recolectas objetos, piedras y plumas. Hay depredadores que os pueden atacar, como osos y manadas de lobos. Tiene cierta violencia gráfica en el momento de cazar, pero no se recrea en la violencia. Las crías crecen y aprenden a cazar, incluso cazan para ti, luego se hacen mayores y un día te abandonan.
El paisaje y las condiciones climáticas van cambiando, pasan las estaciones, los ríos se congelan y puedes pasar a otras partes del paisaje.


Paws es un juego más infantil, entre juego y cuento de amistad. Es un laberinto bastante predefinido. Eres una pequeña lince que tienes que avanzar por el bosque, conoces a un oso y tienes que colaborar con él para seguir avanzando en la historia.
De Might & Delight también hemos comprado algunos libro-juegos que plantean otras formas de contar historias para las peques.

The Lonesome Fog sería un cuento que podía suceder en la trama de Shelter2. Es una fábula para peques en el que hay que leer texto, pero se hace sobre unas ilustraciones con pequeños movimientos y un elaborado audio o banda sonora. 
Fables from the Den son historias que sucederían en Meadow, tiene también una curiosa estructura de cuento infantil. Son historias contadas por varios animales, muy simpáticas.

Otro juego de ellos, también con un toque infantil, es Pan Pan, del que hicimos una guía.
Consiste en resolver puzzles y enigmas para recolectar las piezas que arreglarán tu nave estropeada. Tiene unos gráficos y una estética muy divertida y se hace ameno, con unos personajes muy simpáticos que hablan raro. Muy recomendable también para jugar con las peques. 

Nos interesó un recurso que encontramos en dos juegos de carácter infantil, los dos con gráficos paisajísticos muy elaborados. Consiste en ir dibujando el paisaje sobre fondo blanco conforme el personaje avanza.
En Beyond eyes, eres una niña ciega en un mundo blanco que va buscando a su gato que se ha escapado, vas captando el entorno y se va dibujando, a veces te equivocas y te llevas sorpresas. No deja de ser un juego infantil y puede resultar un poco aburrido. Paperbark es el otro parecido.

Por curiosidad, estuvimos buscando juegos que tuviesen temáticas vinculadas a la vida rural. Encontramos mega granjas y simuladores para un rural agroindustrializado, como Real Farm
Explora el medio rural en 4K y hazlo tuyo. Comienza desde cero y ocúpate de una explotación agrícola, Cow Milking Simulator, Farming simulator, etc. Los hay tremendamente absurdos como Cow catcher, surrealismo rural que mezcla lo disco con cuidar el ganado.
La verdad, no nos apetecía mucho montar una granja virtual viviendo en la Galicia rural, así que no sabemos muy bien cómo al final acabamos en Viridi.
No tiene mucho que ver tampoco con lo rural, pero con algo de lo que buscábamos sí. Quizás algo que ver con la observación de la naturaleza y la permacultura. Es un juego tipo tamagotchi de plantitas, tienes una maceta y vas plantando semillas que te van regalando cada semana. Las riegas, quitas las malas hierbas, las sustituyes por otras y van creciendo a tiempo real. Son simulaciones de plantas reales como echeverias, sedums, aloes, pachyphytums, etc.

Otros simuladores de vida o naturaleza a mencionar serían:
Drunk on nectar  Naturaleza, supervivencia, ciclos de vida: experimente la increíble vida de los animales y sus historias únicas.
Everything. Descubre lo que es ser el Universo en esta maravillosa simulación interactiva de la naturaleza.
Existe un simulador de abeja, Bee simulator. Tiene esa parte experiencial, te sitúa en cierta medida en la vida de una abeja, aunque parece tener demasiada humanización. Se puede ver en este vídeo, en la escena de la reina situada en un trono con toda la parafernalia real. Tienes que recolectar e incorpora incluso dinámica de lucha, en forma de combates con avispas velutinas.

Juegos de leer. No nos va mucho eso de leer en la pantalla, así que no hemos probado muchos juegos de novela visual o géneros similares, en los que tienes que leer mucho texto para avanzar o decidir.
Del género ficción interactiva se habla muy bien de títulos como To the Moon, Finding Paradise, o Gone Home, no los hemos probado pero las historias tienen buena pinta.

Dimos con Life is Strange. El episodio 1 y 2 son gratuitos. Está etiquetado con “Las elecciones importan”, y “elige tu propia aventura” de nuestra generación. Tiene una especie de guión cinematográfico por el que navegas. Entras en una de esas tramas de instituto estadounidense, y vas eligiendo qué decirle a las demás personas, puedes hablar con todos los personajes, es bastante abierto. Tus actos y decisiones te llevan por una u otra trama y tienes ciertos poderes que molan. Es recomendable para conocer el género aunque es muy cultura USA.

Luego nos apetecía volar, así que estuvimos buscando algo que tuviese una historia y la sensación de vuelo. Encontramos AER Memories of Old
Eres algo así como una exploradora enviada a arreglar un mundo que se ha partido en trozos. Es como el mundo de los dioses, una especie de Olimpo fracturado en islas en el cielo, otro de esos entornos con templos y estatuas clásicas por los que andas medio sola.
Luego hay islas fantásticas con charcas agradables, animales raros y lugares esplendorosos. Tu misión es ir desbloqueando puzzles que encuentras por el espacio, y adentrándote por plataformas en los templos. Tienes la capacidad de ver los recuerdos de las personas que habitaron allí anteriormente, y te van desvelando una historia que no nos enganchó mucho, porque se hacía muy densa y complicada. La sensación de volar y los paisajes están muy bien, algunas de las plataformas y templos también son divertidos. Los puzzles son bastante simples, a veces un poco aburridos. Guay para jugar con las peques.

Si quieres flipar volando y tienes Windows está Superflight.
No recomendamos Fugl, lo compramos y nos llevamos un chasco.

Como en AER, hay cantidad de juegos en los que andas sola o casi sola por enormes paisajes desolados. A veces son juegos muy agradables y bonitos en gráficos y sonido, con un gran desarrollo del entorno paisajístico y/o arquitectónico.
Son paisajes metafísicos y espacios extraños, con cierto esplendor geométrico que los hace atemporales, donde se encuentra una especie de calma o ambiente programado. Muchas veces son grandes arquitecturas o templos con estatuas de piedra. A nosotras a veces nos producen cierto vacío existencial, por llamarlo de alguna manera.
Este tipo de ambientes y sensaciones nos recuerdan a los cuadros de Giorgio de Chirico, todo un visionario de los entornos y paisajes de los videojuegos contemporáneos. En este tipo de juegos meteríamos títulos como Quern, Epitasis, TIMEframe, Obduction, o toda la gama de Myst.

Al principio nos daba un poco de pereza la idea de sufrir jugando, pero luego compramos un juego de supervivencia: The long Dark. Entramos en el modo Historia, y transcurrió como una serie de cine de animación en la que eres protagonista. Trancurre en un escenario post tormenta solar o similar, en el que no hay electricidad. Estás sola en las montañas nevadas, vas encontrando unos palos para hacerte un fuego y algunas cosas básicas para sobrevivir. Tras un periodo forzoso en medio del monte logras aprender lo básico para sobrevivir y llegar a unos pueblos, con coches y casas vacías en las que puedes entrar y encontrar objetos abandonados, dormir y cocinar allí. En ese enorme entorno conoces a dos personajes mientras buscas a tu compañera. Tienes que ir superando pruebas y tienes que protegerte de lobos y osos, conseguir comida y bebida para sobrevivir y avanzar en tu camino. Hay logros y desafíos curiosos como sobrevivir 25 días sin matar animales.
Los gráficos son muy elaborados y los paisajes consiguen transmitir sensaciones, la niebla, el frío, las auroras boreales. La banda sonora se nos hace un poco cansina.
Sobrevivir es un aprendizaje, aprendes a medir y dosificar tu energía, a arreglar la ropa, a protegerte, a pensártelo antes de arriesgar, o a afrontar los riesgos si no te queda otra. De todo eso hay algo en este juego.
Fue muy graciosa la forma en la que jugábamos al principio como gamers novatas. Tardamos un poco en familiarizarnos con la jugabilidad y con el timeline narrativo. Nos dedicábamos a sobrevivir y a “estar bien”, hacer un fueguecito e ir comiendo y bebiendo lo que se pudiese, pero no arriesgábamos mucho y avanzábamos muy lentas en el modo historia. Encontrábamos una cueva pero no nos atrevíamos a entrar por si nos perdíamos. Nos acostábamos de cualquier forma y amanecíamos al lado de un cadáver congelado. La gente se hace los juegos en unas horas, nosotras solemos tardar tres veces más.

Os voy a contar otra anécdota. Resulta que hay una parte en la que tienes que cazar ciervos para comer. Pasas un buen rato camuflándote y buscando ciervos en el paisaje para poder cazarlos. Pues en la vida real, iba yo con el coche por una pista, y al pasar por uno de los prados cerca de un bosque me pareció ver un corzo que paraba. Así que pensé ahora veo ciervos desde lejos, ¿será una alucinación producida por estar jugando a The Long Dark?, entonces paré el coche, bajé, y ahí estaba quieto como a 200 metros. Pero no se movía, y dudé otra vez. Así que aplaudí, y el corzo salió corriendo de un salto hacia el bosque. Imagino que algo de agudeza adquieres cuando repites mucho un acto visual o te esfuerzas mucho por encontrar algo en el paisaje.

Juegos de plataformas y puzzles.
Las plataformas son caminos predefinidos con obstáculos, los puzzles son juegos de lógica. Muchos juegos o casi todos contienen ambas de una u otra manera. Los que más nos han interesado son:

FEZ juega constantemente con la perspectiva del 2D al 3D. Tiene un mapa increíble con pantallas muy bonitas, de lo pequeño a lo grande. Los gráficos son muy entretenidos. Creemos, o se ve que también se puede jugar con gafas 3D, debe molar mucho (esto aún nos queda grande). Muy recomendable para todas las edades.

The Gardens Between es una bonita historia de amistad y recuerdos, narrada a través de un sistema de plataformas y puzzles, en la que juegas con el tiempo y la gravedad. Los recuerdos son islas tipo fallas valencianas, llenas de objetos cotidianos colocados de forma onírica. La jugabilidad, los gráficos, el audio, son muy agradables y están muy trabajados. Muy recomendable para todas las edades.

Otros:

ABZU Jugamos un poco un día en casa de un amigo, tiene una pintaza tremenda.

Poly Bridge. Construcción de puentes. Nos parece muy curioso el recurso inventado y cómo se aplica a otros juegos como When Ski Lifts Go Wrong

Papers Please. Las colegas nos cuentan que es una experiencia interesante. Trabajas en un puesto fronterizo y te debates entre salvarte tú y tu familia o ser solidaria con la migración. Lo probamos en el ordenata de un colega, no nos enganchó mucho.

Hidden folks, parece una actualización de ¿Dónde está Wally?, nos lo han recomendado por varios sitios.

Gris. Es una aventura gráfica. Es sobre todo un juego de plataformas. Gráficamente juega con un 2d con profundidades de campo, juega muy bien a esto. Tiene un gran trabajo en veladuras de acuarela, el trazo, la línea, los dibujos, los ambientes, los seres, todo está elaborado y armonizado, en progresión de colores, con un sentido narrativo. Cambias de estado y de forma y vas adquiriendo dos o tres habilidades. Lo de cantar está muy bien hecho.
También tiene cosas que no nos acaban de convencer, como los zooms que a veces te dejan muy lejos, o laberintos y caminos demasiados predefinidos. Narrativamente es una aventura emocional gráfica, vas llenando el mundo de color :) A veces puede resultar demasiado poético, como de una poesía adolescente. Se nos hicieron bastante cansinas las secuencias predefinidas en las que no puedes jugar, como las persecuciones. El relato tienen un tono triste o melancólico, así que echamos en falta algo de alegría. Es recomendable para todas las edades.

Las peques, Roblox y Minecraft.
También empezamos a ver a qué jugaban las peques. Cuando veíamos a una niña o a un niño jugando nos acercábamos a ver y preguntábamos. Fue cuando conocimos el mundo Roblox y Minecraft. Son bibliotecas de juegos, bajo una misma estética LEGO o “de bloques” pero con diversos juegos con finalidades diferentes. Cuando nos hicimos una cuenta y entramos nos pareció que la mayoría de las personas que están al cargo de las peques no tenían ni idea de a qué estaban jugando sus peques. Momento tablet o momento móvil supone tener al peque controlado y cierta movilidad para la persona cuidadora.
De Roblox o Minecraft hablan en el cole, es una moda temporal, las pequeñas juegan en red con sus amigas del colegio. Así que un día cogen un dispositivo cercano, bajan la app o van al site y con la cuenta de mail del dispositivo (es decir, la de su madre, abuelo, etc) se abren una cuenta en Roblox. Entran, buscan el juego y juegan en red con sus amigas, muchas veces en bandos, polis o cacos. Podría ser algo así. Tardan un tiempecito en aprender este proceso, pero lo consiguen fácilmente, en unos días están ya interactuando y probando otros juegos de la biblioteca.
¿Qué tipo de juegos hay? Pues os ponemos una lista de los más populares y sus descripciones oficiales:
  • MeepCity: Este juego es muy popular, ya que puedes adoptar tu mascota, comer pizza, un helado, etc. También puedes ir a la escuela, pescar, personalizar tu personaje (nuevo), hacerte pequeño, tener una familia (Modo roleplay), tener tu casa personalizada y puedes tener amigos!
  • Jailbreak: Si eres un prisionero tienes que escapar de la cárcel al principio y luego coger ropa civil y empezar a robar en algunas tiendas. La policía tiene que asegurarse de que la ley y el orden se mantengan y de que los criminales vuelvan a la cárcel.
  • Assassin!: Es un juego en el que tienes que matar a alguien según te diga quién, otra persona te está buscando para matarte y si logras sobrevivir ganarás, según vas matando gente más puntos tendrás para seguir avanzando de nivel y conseguirás dinero para comprar cuchillos, radios, etc.
  • Murder Mystery 2: Juntan a todos los jugadores en un mismo mapa donde uno tendrá que ser asesino, otro será el sheriff y los otros serán inocentes.
Estuvimos varias veces tratando de encontrar algún juego que nos gustase, pero la jugabilidad que suelen proponer nos estresa bastante, así que no encontramos ninguno recomendable. Era todo en plan: Crea tu propio supermercado con más y más productos. Acaba con todos. O Sálvese quien pueda. 


Otra particularidad de estas plataformas es que tienen una moneda interna, y un buen día las peques piden de regalo 10 € para comprar Robux, y así pueden comprar cosas del catálogo para decorar su tienda, usar una pistola mejor, o adquirir un gadget. Y así ser y estar mejor en ese mundo.
Cuando llegan a este punto suele ser un síntoma de que están atrapadas en el universo del juego, y que igual pasan bastante o demasiado tiempo jugando o pensando en jugar.



El debate sobre la violencia en los videojuegos sigue abierto, hay incluso estudios que dicen que la violencia en los videojuegos está fuertemente ligada al descenso de la violencia real entre la juventud.
Sobre la responsabilidad de las cuidadoras citamos a Alberto de la Vara en Los males de los videojuegos, la leyenda urbana de moda :
Gran parte de la responsabilidad reside en el control paterno. Por mucho que determinadas publicaciones se empeñen en exculpar a los padres o tutores, dejar que un niño dedique buena parte de su tiempo libre a disparar soldados virtuales con su AK-47 virtual, es una conducta a todas luces irresponsable, muy especialmente cuando su desarrollo intelectual pueda no discernir todavía la línea entre la realidad y la ficción. No es más irresponsable que permitir o incluso fomentar que un niño descargue su ira y su frustración mutilando muñecos... Qué fácil sería etiquetar a los peluches como causa directa de la violencia ¿verdad?

Esperamos que este tostón os haya gustado y os motive a jugar a juegos que molan.




HIstorias de Vilachá en la Radio Galega.

Conversamos sobre Historias de Vilachá en el Diario Cultural de la Radio Galega. Puedes acceder a la web del programa en este LINK

O escucharlo aquí:

 

Historias de Vilachá.

    (artigo en galego aquí)

    En el 2018 estuvimos trabajando con la asociación RuralC en Historias de Vilachá, un archivo de memoria local de la parroquia de Vilachá, Monfero.
El proceso consistió en compilar historias y anécdotas contadas por las vecinas, agruparlas, y hacer con ellas una web, un mapa online y un libro que se regaló a las personas de la parroquia que participaron y a las que acudieron al acto de presentación.
Tuvo un presupuesto total de 9.454,03 € integramente asumidos por la Asociación RuralC.
En las entrevistas y visitas por las casas participaron 34 persoas. La media de tiempo de las visitas y entrevistas fue de cuatro horas por casa.
Visitamos personas de diversas edades con especial atención a las más mayores.
Al acto de presentación acudieron unas 60 persoas.

El promedio de tiempo de las visitas y entrevistas fue de cuatro horas por casa, entrevistas que fueron grabadas en audio y luego escuchadas y transcritas a texto. Nuestro trabajo fue recoger historias. Íbamos por las casas y les decíamos a las vecinas unas cogen la hierba y otras las historias, para presentarles el trabajo que estábamos haciendo, interrumpiendo su día a día en la búsqueda de historias. Ayudamos en las labores que interrumpimos y fuimos bien acogidas en cada cocina que visitamos.
Visitamos personas de diversas edades, teniendo especial atención a las más mayores. Las visitas fueron abriendo y confirmando hilos narrativos y las testimonios recogidos sirvieron de fondo para ir construyendo los diversos relatos.


Muchas de estas historias y vivencias son comunes, y fueron contadas por diferentes personas. Nuestra misión fue agruparlas, darles una estructura y algo de ingenio. En la construcción de los textos tratamos de mantener el habla y las expresiones de la parroquia. Las narraciones están construidas como un relato común y compartido.
 Las historias nos trasladan la diferentes pasados. Hay varios relatos que cuentan anécdotas de épocas muy antiguas y recurren la documentación histórica como el Catastro de Ensenada. Muchos otros nos hablan de los principios del siglo XX y de las décadas de los 40, 50, 60, hasta llegar la actualidad. Acceder a estos pasados nos permite tener una mirada temporal sobre el territorio y tener una visión comparativa con el presente.

El archivo Historias de Vilachá es otro retrato social. Sitúa el patrimonio y la memoria desde las experiencias y emociones de las personas de la parroquia, desde las diversas subjetividades cara una subjetividad común. Las historias que presentamos son solamente algunas de las que hay, son fragmentos de las vidas, y probablemente están incompletas. Son relatos construidos entorno a lo no catalogado, entorno al patrimonio inmaterial que es lo que le imprime vida al patrimonio material. Podemos encontrar relatos sobre la cultura, el patrimonio etnográfico, antropológico y natural. Sobre la manera de vivir de la gente en la parroquia antiguamente, los hábitos, los oficios y trabajos, las creencias, los animales, los cambios sociales y tecnológicos.


La web de Historias de Vilachá recopila los textos con las ilustraciones, vídeos, y fotos de lugares y de documentación antigua.


En la página MAPA de la web puedes acceder la 3 mapas: El mapa Historias de Vilachá en google maps, donde están ubicadas las fuentes, los molinos, lavaderos, petroglifos, alguno otro patrimonio, y también las historias. La Carta Geométrica de Galicia; un mapa realizado no 1834 por el gallego Domingo Fontán. Y el mapa del vuelo americano 1956-1957 en el que puedes entrar y ver como eran los lugares de Vilachá en esa fecha.

El libro
Es una edición de 200 ejemplares. Son para regalar entre las persosas vecinas que participaron en el proceso y las que vinieron al acto de presentación, mas la algunas instituciones o bibliotecas. Los demás están la venta para las personas interesadas.
Contacta con hola@ruralc.com

 



La presentación 
El día 30 de diciembre de 2018 hicimos la presentación del archivo en la escuela de Vilachá. Desde las 17 hasta las 20 horas. Acudieron unas sesenta personas, la mayoría vecinas de la parroquia y otras de parroquias vecinas. MOntamos una mini exposición con las ilustraciones.





Estuvimos enseñando como acceder a la web y navegar en el mapa y leyendo los relatos que la gente escogía. Luego hubo un pequeño catering en el que la gente comentó anécdotas y cogieron sus libros dedicados. Muchas de las dedicatorias se hicieron a las familias, comenzando por las personas más jóvenes de la casa hasta las personas más mayores.

En los siguientes días estuvimos entregando el libro a las personas que participaron y no pudieron venir la presentación, leyendo con ellos los relatos en sus casas. 


Futuro del archivo de memoria 

El archivo que comenzamos a hacer en el 2018 está inacabado. Las historias están incompletas. Las propias personas nos comentan que, ahora, tras visitarlos y entrevistarlos, se acordaron de muchas más anécdotas. También se abrieron otros hilos para la investigación, como consultar los trabajos, vídeos y grabaciones de Carmelo Lisón Tolosana y de Fernández de Rota, antropólogos que ya estuvieron por la parroquia anteriormente recogiendo información y testimonios. 
El día de la presentación abrimos el archivo a la participación e ideas de las personas vecinas. Además de seguir recogiendo las historias, el plan para el 2019 es hacer también algunas actividades relacionadas con la memoria y las historias, como un taller de reciclaje de sabos y sábanas hechas de lino, y rutas para visitar los lugares y el patrimonio de las Historias de Vilachá, como los petroglifos o las fuentes. 
 


Haiche máis historias que eucaliptos, díxonos alguén.      
Pero non hai quen as corte nin quen as pague, dixémoslle nós.

Hay más historias que eucaliptos, nos dijo alguien
Pero no hay quien las corte ni quien las pague, le dijimos nosotros.  



En prensa: